marzo 19, 2019 Laura

El futuro del plástico

Se ha instalado en la mente de la mayoría de la población, promovido por campañas de los medios de comunicación difamatorias, alarmista y sensacionalistas, el hecho de que hay que tomar conciencia de la producción y deshechos de plásticos a nivel mundial. Los datos son preocupantes, pero a menudo se tiende  a esconder cierta información y verdad a los consumidores. Y es que los plásticos están en el punto de mira de los ecologistas y son, a menudo, juzgados prematuramente y en la mayoría de los casos en términos de posverdad.

 

Según explica la Comisión Europea, más del 50% de la basura marina, es decir, las imágenes que suelen inundar este tipo de campañas y que se han instalado en el subconsciente de los ciudadanos asociado al plástico, proviene de las aplicaciones efímeras que se le dan por ejemplo a objetos de consumo desechable como bolsas, botellas, vasos, palillos, pajitas, etc. Es evidente que era necesario pararles los pies a la gran maquinaria de generar desechos y ponerle punto y final al colapso que estaban generando estas aplicaciones, pero como también es evidente invertir energía en pararle los pies a la dinámica general que nos lleva a este tipo de prácticas.

 

Bien es sabido que la Unión Europea para 2012 acabará por ley con los plásticos de usar y tirar lo cual es una gran noticia. Pero ¿qué pasa con la simiente instalada en las mentes de los ciudadanos durante años de que el plástico es malo? Desgraciadamente la desinformación reina en detrimento del acceso a la información y se juzga antes de saber.

 

Los plásticos, desde su nacimiento hará más de cien años han ayudado a nivel global a contribuir y construir un estado de bienestar sin el cual no seríamos quienes somos. Frente al coste, esfuerzo y contaminación que suponían la creación de materiales como el acero, el aluminio, etc., el plástico gracias a su maleabilidad, sus múltiples aplicaciones prácticas, a su capacidad de reinvención, y su bajo coste hizo posible la creación del circuito del mercado tal y como lo conocemos en nuestros días. De hecho, se puede decir que es uno de los materiales sobre los cuales más se ha estudiado, investigado e innovado hasta dar lugar, hoy día, la posibilidad de su reciclaje, como por ejemplo lo son el polietileno o el pvc.

 

Es interesante mencionar como el centro de innovación instalado en La Rioja, The circular Lab, con la ayuda del centro tecnológico Ainia está investigando la posibilidad de crear un plástico biobasado, es decir, creado a base de sustancias orgánicas lo cual lo haría totalmente reciclable, y aunque está en fase prototipo aún, es una gran noticia que este tipo de iniciativas expongan todo su ingenio para darle una vuelta al mercado.

 

Cabe recalcar que para las múltiples aplicaciones prácticas que tienen los plásticos y que van desde el sector automovilístico, como la industria, la sanidad, la tecnología, etc., se elige el plástico por su alta resistencia técnica, un hecho desconocido para la mayoría de la población, lo cual lo hace tremendamente duraderos para las aplicaciones requeridas sin generar este tipo de rebote que tienen los plásticos desechables.

 

En Vink, siendo líderes del sector plástico, y conscientes de la necesidad de promoción de su verdadera faceta, estamos comprometidos a cambiar esta mala fama del plástico, ya que, según avanzan prestigiosos analistas, el futuro pasa por un más y mejor tratamiento plástico, incluso para aplicaciones médicas, y por qué no, para la carrera espacial.